Villa sin Ley

Redactado por: Miguel Sainz
21-10-21

Villaviciosa de Odón ha vivido unas No-Fiestas Violentas. Existen responsables que no han previsto el potencial peligro que entrañan las aglomeraciones, sobre todo cuando los jóvenes de poblaciones aledañas buscan todos los fines de semana donde acudir para prolongar su ocio de forma permanente y financiarse con el robo y la extorsión. Que ocurran sucesos similares en otros lugares no es justificación para que nos ocurra a nosotros. No comparemos Boadilla que casi dobla nuestra población o Las Rozas que la triplica.

Villaviciosa no tiene más de cinco entradas al centro urbano. Un amigo policía me indicó que junto con Boadilla del Monte resulta fácil de proteger y controlar. La llegada masiva de jóvenes violentos a través de las líneas de autobuses que tienen paradas concretas son igualmente zonas que deben vigilarse.

El batiburrillo de No-Fiestas que el Alcalde ha pergeñado supuso el relajamiento policial y la dejación de sus funciones de prevención y vigilancia y su máximo responsable debería dimitir o ser cesado.

Villaviciosa dedica gran parte de su presupuesto a mantener su policía local y su jefe, al parecer, es uno de los funcionarios mejor retribuido de la población, algo que choca, no con la gran responsabilidad que tiene, sino con su magnífica inoperancia. No se tienen datos o quizás no trascienden porque se sigue una Ley del Silencio sobre el número de delitos y su tipo para enmascarar la falta de eficacia de las labores policiales.

Ahora, para salvar los muebles, se dedican a multar a todos los jóvenes de Villaviciosa cuando los jóvenes problemáticos vienen de fuera. No nos engañemos. El Alcalde y su equipo de gobierno y el conjunto de la corporación deberán ser conscientes sobre un problema que va a repetirse en el futuro. Ya es hora de resolver un tema que todos evitan. La policía local debe hacer su trabajo porque tiene recursos más que suficientes, quizás falta alguien que ponga el cascabel al gato.

Esto es un desastre, con una corporación donde impera el desorden y se abandona a la población más joven poniendo su vida en juego a mano de delincuentes. Una nueva ordenanza que regule las actividades de ocio y los espacios públicos, así como alternativas llamativas para una juventud que en muchos casos no ve mayor futuro que dejar pasar su vida de fiesta en fiesta. El ayuntamiento puede y debe crear empleo juvenil. Hay dinero, lo que no hay es imaginación y responsabilidad.

.
error
error
error
error
error
error
error
error
error
error

inicio

contacto

aviso legal

Asociación Cultural Círculo de Opinión.
gestión de cookies
webNEWS || fotos Pexels || iconos 8
ACCESO