La conjura de los necios

Redactado por: El Afilador
18-11-21

Sublime título de la deliciosa obra póstuma de John Kennedy Toole que nos sirve desde la década de los 80 de paradigmática descripción de la repulsa que a muchos nos provoca la inconsistencia de la parte acrítica de la sociedad burguesa; esa que está solo interesada en la consecución de su porción del cocido y en el disimulo de su particular compendio de miserias, sin importarles las incongruencias y los ridículos a los que sus miedos, compromisos y mentiras diariamente les impulsan.

No queremos que ningún picapleitos en nómina de trileros con ínfulas o de exconcejales importados piense que realizamos parangón alguno entre la sinopsis del libro y el ordinario esperpento en el que nuestro PP está sumido desde la traición a Pilar Martínez.

No hay duda de que no ha sido este medio el que ha calificado de callejeros, tabernarios y pandilleros a casi medio comité del cualquier PP local; ni tampoco de que no ha sido este medio quien ha calificado de niñatos chiquilicuatres al mando de inicuos genoveses al otro casi medio comité de cualquier PP local. Por el contrario hay constancia documental de que ha sido la propia Ayuso quien epitetó así a la mitad de la parroquia popular que le es fiél; como también hay igual constancia de que ha sido Esperanza Aguirre quien etopeyó así a la otra mitad de la feligresía popular, aquella que se decanta por el ignoto aún candidato de la casta genovesa. Indudablemente, no hay día que el PP no nos sorprenda a sus potenciales votantes.

Imaginamos a los leguleyos en nómina del PP preparando las inmediatas demandas contra el honor de los miembros de la mitad de cada comité local; pero para su desdicha no saben por dónde empezar a desliar la empanada, quizá calificar de injurias lo de Ayuso a sus pandilleros o mejor pleitear por ofensa con lo de Aguirre a los del parvulario de los genoveses.

No piensen los desternillados vecinos que la suma de dos casi medios hacen un entero, es de básica aritmética, que aun nos queda un resto, y en él están los seguidores del perdido Terol, así como los concejales de relleno ensimismados en operetas, contenedores y otras hierbas.

De lo que nadie tenemos duda es que Villa no debe estar en manos ni de nuestra particular pandilla de callejeros tabernarios, ni de una sección local del club de niñatos chiquilicuatres genoveses. Por eso, mientras tanto, los sagaces vecinos, cual hormiguitas, van fortaleciendo unos su oferta vecinal y otros la alineación titular de VOX. No dudo que habrá muchos que sigan enganchados al cartel de Fraga, Aznar y demás viejas glorias, pero otros muchos ya no compramos más puerilidades tras la traición a Pilar Martínez, la nefasta gestora y la mensual reedición de la conjura de los necios.

.

inicio

contacto

aviso legal

Asociación Cultural Círculo de Opinión.
gestión de cookies
webNEWS || fotos Pexels || iconos 8
ACCESO